Opinión

Colombia: Domingo 2 de Octubre de 2016

Colaboradores
Escrito por Colaboradores

Por Sebastián Hurtado, desde Colombia.

Dejo como titulo de este texto la simple fecha porque la verdad por primera vez en vida me queda grande resumir en un título lo que pretendo explicar, ya no es momento para defender el SÍ o el NO a la pregunta sobre los acuerdos que resultaron de las negociaciones en La Habana, ni mucho menos pretendo hacerlo, mi país fue a las urnas y ganó una respuesta, o debería decir que por ahora ganó una respuesta ya que lo que muestran los noticieros es el resultado de un reconteo que se discutirá voto a voto los próximos días.

Pero sí quiero criticar a ambas campañas, ambas jugaron con un valor absoluto como lo es la paz, desde sus visiones increíblemente recalcitrantes y duras, pocos fueron los que se sentaron a dialogar con argumentos, a dar puntos claros, a debatir con altura, a leer con detenimiento 297 de un tratado muy complejo. Y por eso hoy los critico, a los que apoyaron al SÍ por asegurar que vendría un país en paz (no le quito la fuerza que tendría que el grupo guerrillero más antiguo de todo occidente entregara sus armas no sea un gran paso, pero no el ultimo) y a los del NO al asegurar al elector que en dicho acuerdo existían cuestiones como la ideología de género o el hecho de que no se incluya a Dios en un acuerdo entre seres humanos.

El presidente Juan Manuel Santos se la jugó toda, con frases muy criticables, que todos esperamos sean mentiras, el senador y expresidente Álvaro Uribe en su persona fue más mesurado pero su copartidarios tuvieron mensajes de igual o peor nivel de mentira, falta de estudio y de lógica; ambos polos entonces en su mayoría jugaron con el pueblo para convencer al elector su opción.

Ambas campañas tienen la culpa de que hoy mi país este más polarizado que nunca. La política señores “políticoses una cuestión que acabaron de demostrar les quedó grande a la mayoría de ustedes, aplaudo y tendrán mi voto en las próximas elecciones a aquellos que con argumentos y respeto se sentaron a convencer y no recurrieron a discursos mentirosos y viles. Hoy saludo con una venia aquellos que sienten en verdad la patria y desde ambas orillas solo querían lo mejor para el país sin importarles lo que tuvieran que sacrificar.

Pero hay algo que duele más que la suciedad con la que se llevó toda esta campaña y es el hecho de que el 60% de los ciudadanos habilitados para votar prefiriera quedarse en sus casas, algunos dirán que fue por las fuertes lluvias que acaecieron sobre varias regiones del país, otros dirán que la abstención es otra forma de participación, y a ambos le digo que son excusas, lo que hoy se jugaba en el país era histórico y clave para el futuro de todos, alguien muy sabio dijo una vez que cobardes son aquellos que mantiene la neutralidad en tiempos de crisis, yo le sumo que no solo son estos sino también los perezosos, quienes al verse abrumados por tener que tomar una decisión prefirieron no tomarla y dejar que otros decidieran por ellos.

Lo que se viene para Colombia es un proceso que nadie sabe en que resultará, ¿renunciará el presidente luego de que perdiera lo que lleva 6 años como programa de gobierno? ¿Qué harán los negociadores ahora?, ¿mo reaccionará la comunidad internacional?.

Aquí están los resultados: 0 Votos, 0 de media

1 comentario

  • Sin duda es un análisis acertado. El acuerdo es un documento muy complejo de leer, que la mayoría de población colombiana no habrá leído y se ha dejado llevar por los discursos de los políticos. Al final, como siempre, pierde el pueblo.

    En el mejor de los casos esto llevará a la reforma de este acuerdo (las FARC ya han dicho que van a seguir buscando la paz, es decir, que siguen abiertos a negociar) y que todo siga adelante. El peor de los casos es imprevisible. Cualquiera que sea la situación, no queda más que darle ánimos a Colombia.

    Mucha suerte.

Deja un comentario