George Floyd ya estaba en tu televisión

Es interesante remontarnos a la primera superproducción de Hollywood, “El nacimiento de una nación”(1915) de D.W. Griffith, que resultó el mayor éxito en taquilla de la historia del cine mudo y una alabanza a los linchamientos del Ku Klux Klan. Fue también la primera película proyectada en la Casa Blanca, ante el presidente Woodrow Wilson.

Enmascarados con túnicas blancas persiguen a negros que huyen ante estos heroicos jinetes de la nación. Hacia el final de la película, baja Jesús de los cielos y bendice el final. Un hito técnico en la historia del cine y la producción audiovisual…que no pudo escoger otra temática mejor que un nacionalismo bien fundado en las diferencias raciales. Como contexto, la esclavitud se había abolido oficialmente 50 años antes del estreno.

Debates acerca de “Lo que el viento se llevó” o el género fílmico del blaxploitation a comienzos de los 70 merecerían artículos completos. Pero como no soy tan mayor para haberlos vivido en contexto y el tema que nos ocupa vendría a ser, más concretamente, la violencia policial desproporcionada por motivos raciales, me gustaría exponer un par de casos que, a la generación millenial al menos, os sonarán más.

“Te va a decir que salgas del coche”

Pocas series de los 90 tuvieron tanto calado en mi generación como El Principe de Bel-Air. Ya fuera porque su horario de emisión era muy bueno o por el característico doblaje de Will Smith, que haciendo el papel de chico de barrio pobre viviendo en un barrio de gente adinerada, probablemente pusiera en aprietos a los traductores más de una vez.

En el primer capítulo ya es mencionado Malcom X como ídolo de Will y el Tío Phil le dice que él mismo lo oyó hablar. Más tarde la serie menciona que fue un participante activo en los movimientos por los derechos civiles de los 60. Esto ahora es revelador. Hace veintipico años, qué queréis que os diga, mi mente no hilaba tan fino.

Pero durante el capítulo 6 de la primera temporada, apenas empezando la serie, hay un mensaje que era imposible no ver. Will y Carlton son detenidos por robar un coche que en realidad es un coche de un amigo del Tío Phil. Cuando todo se soluciona y vuelven a casa, Carlton afirma que no ha sido para tanto, que el sistema funciona y los han soltado al darse cuenta del error. Will se enfurece y le espeta su ingenuidad, diciéndole que lo que ha pasado es que conducían un coche bueno (un Mercedes) y los arrestaron por su color de piel. Atentos a los gags con risas enlatadas en los que es evidente, tristemente, que no es la primera vez que a Will le ocurre esto.

La discriminación racial por parte de la policía como gag es probablemente el máximo signo de normalización de un hecho que ahora mismo no consideraríamos motivo de risa.

Aquí el final en castellano: https://www.youtube.com/watch?v=Xsqf0W-yyso&feature=youtu.be

Tampoco en el capítulo 9 de la segunda temporada, cuando Jazz, el amigo de Will, es llamado a testificar en un juzgado y sube a prestar declaración con las manos en alto. ¿Por qué? “El tipo tiene un arma (el policía que tiene delante). Lo que verás después serán seis tiros de advertencia en mi espalda¨. No es tan gracioso ya, ¿verdad?

Unos años más tarde, en 1994, tendremos en otra serie icónica “Cosas de casa” (o, popularmente, “la serie de Steve Urkel”) una situación similar.

En el capítulo 15 de la quinta temporada, Eddie Winslow, el hermano mayor, era arrestado por no poner los intermitentes. Tal desproporcionalidad de la medida llevará a su padre, Carl, que es policía, a investigar el por qué. Aunque se niega a creerlo, acaba concluyendo que efectivamente, los agentes de policía lo detuvieron por “estar en la parte equivocada de la ciudad” y “encajar en la descripción de un ladrón de coches que estábamos buscando”. “ No iría por allí si no buscara problemas” y “estaba oscuro y es un negro” son frases que difícilmente encajaríamos ahora en una comedia, ¿verdad?

Pues no os creáis.

En la comedia policial “Brooklyn 99”, ambientada en un equipo de detectives del NYPD, tenemos un pequeño remember, ya en el año 2016. En el episodio 16 de la cuarta temporada, el sargento Terry Jeffords (interpretado por el gigantesco Terry Crews) es arrestado por estar, igualmente, “en el barrio equivocado en la hora equivocada” y “encajar con la descripción de alguien buscado”. Aunque se libra por ser policía, el sargento tiene una discusión con el comisario acerca de cómo el poner una queja por racismo al agente implicado puede significarle un obstáculo profesional.

El tono de este capítulo, si bien igualmente es de denuncia, ya no tiene ese tono de comedia que tenían anteriormente descritos. Una escena, por cierto, con cierto paralelismo con este suceso real. Los policías, al parecer, cuesta aún creer que no sean blancos.

En pantalla grande

 Yendo al apartado de las películas, vuelvo a los 2000 para presentaros dos momentos que pasan casi desapercibidos, pero que pretendiendo ser también cómicos han envejecido bastante mal. En estos casos, la trama no gira en torno al problema, pero este es reconocible como atrezzo  de fondo.

En Men In Black 2, por ejemplo, volvía a repetir Will Smith el gag del “chico negro en coche demasiado bueno”. El dúo J y K llaman a su coche ultra tecnológico por control remoto, en cual tiene para disimular un conductor hinchable. J comenta que antes el muñeco era negro, pero “siempre le paraba la poli”. El chiste está tan normalizado, que incluso era parte del tráiler. Simplemente, no tengas ese color de piel si vas a llevar un coche caro o tendrás problemas.

Pero si queréis una escena que ha envejecido mal de verdad, vayámonos a la película de animación Shrek 2. ¿Creíais que por ir dirigida a un público infantil iba a librarse? En un momento de la trama, Shrek, Asno y Gato huyen de la policía y son grabados durante la persecución. Esto aparece como un programa llamado “Knights” que pretende parodiar las retransmisiones en directo de persecución de delincuentes.

Es sólo un momento, pero durante el arresto Asno (al cual no olvidemos que dobla Eddie Murphy) comienza a gritar “Police brutality! Police brutality!”, a lo que el caballero/policía responde poniéndole una rodilla en el cuello para que deje de gritar. Ups, mala elección de toma.

Siendo honestos, tampoco es la primera vez que un ahogamiento es grabado y escuchamos el “I can´t breath!” de alguien siendo asfixiado por la policía antes de Floyd.

Seguro que habéis sido conscientes, en alguna otra serie o película, de la inclusión de este problema como elemento transversal o directo de la trama. ¿Cuál os resultó más chocante?¿Cuándo fue emitido?

Escrito por Gabi Gutiérrez.