¿Por qué canta Fantine?

Tom Hooper coloca la cámara de tal forma que sólo veamos el busto de Anne Hathaway. Aunque lleva un vestido, nos da la impresión de que está desnuda. Fantine lo ha perdido absolutamente todo. Fantine, el personaje de Los Miserables, está desesperada, muerta en vida. La considero una denuncia de su tiempo, una visión de género de qué es la marginalidad. La canción es maravillosa y goza, además, de un ejercicio vocal casi perfecto. No obstante, ¿Por qué canta Fantine? Tras la película sólo comprendemos una parte. Pasemos, pues, a explicar la canción.

(Recomendamos: Sube el volumen y disfruta de la canción)

La canción de Fantine

There was a time when men were kind
When their voices were soft
And their words inviting
There was a time when love was blind
And the world was a song
And the song was exciting
There was a timeThen it all went wrongI dreamed a dream in times gone by
When hope was high and life worth living
I dreamed, that love would never die
I dreamed that God would be forgiving
Then I was young and unafraid
And dreams were made and used and wasted
There was no ransom to be paid
No song unsung, no wine untastedBut the tigers come at night
With their voices soft as thunder
As they tear your hope apart
As they turn your dream to shame
He slept a summer by my side
He filled my days with endless wonder
He took my childhood in his stride
But he was gone when autumn came
And still I dream he’ll come to me
That we will live the years together
But there are dreams that cannot be
And there are storms we cannot weather
I had a dream my life would be
So different from this hell I’m living
So different now from what it seemed
Now life has killed the dream
I dreamed
Hubo un tiempo en que los hombres eran amables,
cuando sus voces eran suaves
y sus palabras generosas.
Hubo un tiempo en que el amor era ciego.
El mundo era una canción
y la canción era emocionante.
Hubo un tiempo…Luego todo se esfumó.Soñé un sueño hace ya mucho
cuando la esperanza era alta y la vida merecía la pena.
Soñé que el amor nunca moriría
y que Dios sería compasivo.
Entonces era joven e intrépida
y los sueños eran cosa de usar y tirar.
No había deudas que pagar,
ni canciones sin cantar, ni vino sin probar.Pero las fieras vienen al anochecer
con sus voces susurrantes como un trueno,
mientras van destruyendo tus esperanzas
y convirtiendo tus sueños en vergüenzas.
Durmió un verano junto a mí
llenó mis días de infinitas maravillas.
Acogió mi niñez entre sus pasos
Pero cuando llegó el otoño, ya se había ido.
Aún sueño que viene a mí,
que vivimos la vida juntos.
Pero hay sueños que no pueden ser
y tormentas que no podemos controlar.
Tuve un sueño de lo que sería mi vida,
tan diferente de este infierno,
tan diferente de lo que parecía.
La vida ha matado el sueño que soñé.

El amor romántico

En primer lugar, Fantine sufre del amor romántico. El padre de Cosette se llama Félix Tholomyés y estuvo con Fantine durante tres años, 3 meses en el musical. Es por ello que dice “durmió un verano junto a mí”. El resto de la historia se lo pueden imaginar sabiendo que Fantine intentó criar a su hija sola. Y no, no es que el tipo se haya muerto. Él era un joven abogado de buena familia con la vida más que resuelta y ella una chica risueña.

A partir de ahí, se acentúan sus males. Comete el error de dejar a Cosette al cuidado de los Thénadieur, una pareja malvada y sin escrúpulos, a cambio de una mensualidad. Entonces, entra a trabajar en la fábrica del Señor Madeleine (alter ego de Jean Valjean). Esto le proporciona “un momento de alegría. Ganarse la vida honradamente, ¡qué favor del cielo! Recobró verdaderamente el gusto por el trabajo”.

El trabajo y la sororidad entre obreras

Aquí se produce la segunda gran desgracia de Fantine: Aparece en su vida la Señora Victurnien. La susodicha es la supervisora de la fábrica y, además, “guardiana y portera de la virtud”. Descubre que Fantine tiene una hija ilegítima y, sin consultarlo con el propietario de la fábrica, la despide. Bajo mi punto de vista, esta señora representa una crítica a la falta de conciencia de clase. Hoy, siglo y medio después de la publicación, podemos añadir que, sin quererlo, Víctor Hugo hizo un llamamiento a la sororidad haciendo una crítica feroz a este personaje, del que observa:

“Ciertas personas son malas únicamente por necesidad de hablar. Su palabra, conversación en la sala, habladuría en la antecámara, es como esas chimeneas que consumen pronto la leña: Necesitan mucho combustible, y el combustible es el prójimo”.

A partir de ahí, las desgracias son más. Los Thénardieur empiezan a pedir más dinero (lejos de ser los entrañables pícaros de la película, son verdaderamente perversos) por ejemplo, para una falda. Entonces Fantine se corta el pelo y dice una de las frases más conmovedoras del romanticismo: “Mi hija no pasará frío, se vestirá con el cabello de su madre”. Aquí desaparece gran parte de la belleza simbólica de Fantine, que termina de desaparecer cuando le dicen que Cosette se ha puesto mala y que necesitan cuarenta francos, por lo que Fantine vende sus dos dientes delanteros.

Diremos, en un apunte literario, que Hugo reviste la escena de dramatismo dotando a Fantine de una risa desesperada: “Echóse a reír a carcajadas y dijo a su anciana vecina: -¡Vaya que está bueno! ¡Cuarenta francos! Es decir, ¡dos napoleones! (…)” Y remata con el personaje diciendo: “-Los he ganado (…) Al mismo tiempo se sonrió. La vela alumbraba su rostro. Era una sonrisa sangrienta. Una saliva rojiza surcaba los extremos de los labios, y en la boca tenía un agujero negro”. Y para más inri, apuntilla: “Por lo demás, aquello había sido una estratagema de los Thénardier para sacar dinero. Cosette no estaba mala”.

De víctimas

Después de vender sus dos dientes, Fantine recibe una carta en la que los Thénardier vuelven a pedir dinero. Esta vez, cien francos. Fantine no puede hacer otra cosa: Muerta de frío y febril, decide ejercer la prostitución. Es de suponer que el final, desgraciadamente, ya lo conocemos. O lo que es peor, lo podemos imaginar. Es decir, que se observan una serie de parámetros que hacen ver algo así como que todo estaba conjugado para que la historia de Fantine sucediera. Que ya lo hemos visto. O sea, que es un sistema. Y Fantine una víctima.

EXTRA

-Podcast de Cámara Cívica Radio en el que hablamos de Los Miserables.

-Hablamos de la política de Los Miserables en Generación Geek.

por Fernan Camacho.

Permanentemente a punto de hacer algo. Como dijo Borges, presumo más de lo que leo que de lo que escribo aunque, para qué esconderlo, entreno mi narrativa públicamente en www.lasandungueriablog.com. Aquí me encontrarás hablando, sobre todo, de política aplicada a la literatura... Bueno, o viceversa. Juego de Tronos mola, pero Shakespeare, Calderón, Salinger, García Márquez y The Wire, molan más.